Gastronomía

DSC01221

Creative Commons License photo credit: zubitarra

La gastronomía en Peñiscola es muy variada y, sobre todo, marinera. De todos los frutos que ofrece el mar Mediterráneo a su paso por estas aguas, hay uno que con su denominación de origen es la estrella, el “Caragol Punxent”, aunque otros ejemplos de esta rica variedad serían las cigalas o los langostinos. 

Te recomiendo que, tras el recorrido por la ciudad, disfrutes del buen yantar en cualquiera de los muchos restaurantes de la ciudad saboreando algunas de las especialidades culinarias de Peñiscola, por ejemplo, el “Suquet “de pescado, el “All i Pebre” de rape,  toda clase de mariscos, paellas, zarzuelas,…

Y tras tanta exquisitez lo mejor es terminar la comida con un buen postre, un “pastisset de Carabassa” o un “Flaó de Peñiscola” sin olvidar la infusión del Papa Luna ( me encanta su toque de regalíz) o el licor que también recibe el nombre del Pontífice. Tras esto yo continuaría la sobremesa dejando reposar ese bienestar con una siesta en el hotel o apartamento. Hay muchos en Peñíscola, gran parte de ellos con preciosas vistas al mar. Por la noche, te recomiendo pasees por el animado y extenso paseo marítimo disfrutando de la brisa del mar o disfrutes de actuaciones, conciertos, .. que el Patronato de Turismo organiza para sus visitantes.

Volviendo al licor del Papa Luna, decirte que, los turistas que visitan Peñíscola no se van de ella sin llevarse una botella de este licor o su infusión, tanto para regalar como de recuerdo de sus vacaciones. Unas vacaciones en esta lugar que enamora y a la que, de buen seguro, van a volver.